Chipre, un lugar donde los negocios todavía son fáciles…

Chipre fue durante años una de las jurisdicciones offshore de referencia en Europa. Sin embargo, la crisis financiera de Mayo del 2013 que sufrió el país, hizo caer su popularidad en picado, siendo denostada a partir de entonces por muchos. ¿Pero cómo es el Chipre de hoy, una vez que se ha levantado el corralito financiero? ¿Es todavía un lugar aconsejable para establecer un negocio?

En nuestra opinión desde luego que sí. Es cierto que Chipre no se puede equiparar a lugares como el Reino Unido o Luxemburgo en cuanto a estabilidad financiera o a Irlanda en cuanto a imagen corporativa. Pero no es menos cierto que por otro lado estas jurisdicciones tampoco pueden competir con Chipre en costes y en la facilidad para iniciar un negocio sin complicaciones. Y es que Chipre, una vez recuperada de su bache financiero, tiene mucho que ofrecer.

Ventajas fiscales

  • Chipre tiene uno de los impuestos de sociedades más bajos de la UE. Las empresas establecidas en su territorio sólo tributan sobre sus beneficios al 12,5%.
  • Cuenta con el IVA más reducido de la UE, sólo un 19%.
  • Chipre no aplica ningún tipo de impuesto sobre la distribución de dividendos (beneficios) al exterior, sin importar si los accionistas son personas físicas o jurídicas o donde estén radicados. Esto posibilita por ejemplo el uso de sociedades offshore o de cualquier país como matrices de una sociedad chipriota.
  • Chipre ya no es considerado un paraíso fiscal por los países de la Unión Europea. Recientemente se ha ratificado el convenio para evitar la doble tributación con España, lo que ha eliminado las pocas restricciones anti-paraíso que quedaban en vigor y por tanto la repatriación de capitales es sencilla y no se produce ninguna penalización fiscal.

Negocios como “en los buenos viejos tiempos”.

Las autoridades chipriotas siguen una política de “manga ancha” o “laissez faire” la que simplifica muchísimo el establecimiento de negocios por parte de no residentes. Esta quizás es la característica principal que hace tan único a este país mediterráneo:

  • En Chipre se reconocen las relaciones fiduciarias, por lo que todavía es posible utilizar los llamados “nominees” o directores/accionistas fiduciarios, importante para quien desee mantener la discreción en los negocios.
  • Chipre permite además que los directores sean corporativos (una sociedad), lo que reduce muchísimo los costes si se desea contratar un Director profesional. En otros lugares como Reino Unido o Irlanda, donde se requieren que los directores sean personas físicas, los gastos pueden ser entre tres y diez veces superiores.
  • Las sociedades se establecen de forma rápida, en poco más de una semana. La mayoría de agencias de formación además cuentan también con sociedades ya constituidas.
  • Puede obtenerse un número de IVA intracomunitario en 48 horas y con sólo presentar una copia de una factura, sin mayores explicaciones. Esto es una ventaja enorme sobre otros países como el Reino Unido, Irlanda o Malta donde la obtención del número de IVA se convierte en un auténtico calvario que puede durar semanas o meses, y donde no es infrecuente que las autoridades rechacen la solicitud por falta de sustancia.
  • Es posible establecer una compañía sin empleados en nómina ni pago de seguros sociales. Esto hace que Chipre resulte especialmente atractiva primeros establecimientos de negocio.
  • Los costes de mantenimiento y administración son muy razonables. Una sociedad completamente administrada, con directores y accionistas fiduciarios, contabilidad, gestión del IVA y auditoría externa de cuentas, puede costar alrededor de unos 5000 a 6000 Euros anuales. La mitad de lo que pueda costar una sociedad convenientemente gestionada en otras jurisdicciones europeas.

Sistema financiero

El sistema financiero de Chipre tuvo problemas en Mayo del 2013, cuando dos de sus mayores bancos locales, Bank of Cyprus y Marfin Laiki Bank tuvieron que ser intervenidos y el Gobierno estableció un “corralito financiero”. Hoy en día, la práctica totalidad de las medidas restrictivas han sido levantadas y debe además destacarse que las habidas en su día sólo afectaban a los depósitos existentes antes de Mayo 2013, por lo que cualquier depósito posterior nunca se vio afectado. Tampoco existe ninguna restricción para transferir fondos dentro y fuera de Chipre. Si bien a priori, el sector financiero podría parecer el talón de Aquiles de Chipre, la realidad no es así y podemos destacar las siguientes ventajas.

  • En la isla existen diferentes filiales de bancos extranjeros los cuales no sólo están cubiertos por la garantía sobre depósitos bancarios de la UE (que cubre los primeros 100.000 Euros), sino que además se encuentran 100% garantizados por sus respectivas matrices extranjeras. Por lo tanto, estas entidades tienen un nivel de seguridad incluso mayor que de los bancos en otros países.
  • En Chipre operan varios bancos top pertenecientes a importantes grupos financieros internacionales, como por ejemplo Société Générale o RCB Bank (perteneciente a VTB Group, en el cual participa el Gobierno ruso en un 60%). Al contrario de lo que ocurre en otras jurisdicciones offshore y países como Luxemburgo o Suiza donde los bancos top solamente ofrecen servicios de banca privada con exigencia de altos depósitos iniciales, en Chipre se pueden abrir cuentas corrientes sin depósito mínimo requerido.
  • La mayoría de bancos chipriotas permite la apertura de cuentas de forma remota, sin desplazamiento y con requisitos muy básicos de documentación. Es un proceso que no suele tardar más allá de una o dos semanas, lo que contrasta por ejemplo con países como el Reino Unido o Malta donde la apertura de una cuenta para no residentes es mucho más compleja y a veces puede tardar meses.
  • Chipre está en el Euro. Esto implica que los bancos operan en el área SEPA, por lo que los costes de las transferencias dentro de la UE son mucho más bajos. Los bancos además tienen tarifas ridículamente bajas si se comparan por ejemplo con las de los bancos offshore.
  • Las empresas chipriotas pueden abrir cuentas en otros países europeos como Malta, Luxemburgo o Suiza, algo que en general es complicado para otro tipo de sociedades como las offshore.
  • Los bancos chipriotas cuentan con sistemas de banca electrónica sofisticados, y todos ellos ofrecen diferentes tipos de tarjetas de débito y crédito.
  • Chipre es ideal para negocios de comercio electrónico, ya que es compatible con los principales procesadores de pagos como PayPal, Skrill, etc. También permite el acceso a cuentas de proceso con bancos en la UE.

Por todas estas ventajas, creemos que Chipre es definitivamente una localización a considerar para quien quiera iniciar un negocio internacional, particularmente si es de pequeña o mediana escala y no requiere la contratación de personal.

Publicado en Chipre, Inversiones Offshore | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Suiza intercambiará información bancaria en 2018

Suiza intercambiará información bancaria de forma automática con al menos 50 países a partir de 2018. Al menos este es el compromiso que han adquirido las Autoridades del país helvético mediante la aprobación de implementar el llamado estándar de intercambio automático de información promovido por la OCDE. Este en principio tenía previsto comenzar su andadura en 2016.

A pesar de las presiones de diferentes países firmantes, Suiza finalmente ha aplazado su compromiso en dos años. Esto de momento es la previsión, ya que deberán aprobarse las leyes que permitan el intercambio automático de información bancaria y que el pueblo suizo decida no llamar a un referendum en contra de dicha decisión.

Si bien este es un anuncio importante, supone en realidad un revés para la OCDE, la cual había anunciado ya en varias ocasiones que el intercambio automático de información bancaria sería un hecho ya en 2016. Es de esperar que muchos de los otros firmantes retrasen su adhesión al proyecto en espera de acontecimientos.

Publicado en Convenios Fiscales, Suiza | Etiquetas: , | Deja un comentario

¿Los bancos offshore están paranoicos?

¿Se están volviendo los bancos offshore paranoicos? Durante los últimos meses, muchos clientes que llevaban años trabajando con sus bancos o brókeres, han recibido repentinamente solicitudes de información sobre su persona o negocio. Esto puede ser cualquier cosa desde la petición de actualizar documentación personal como el pasaporte o una prueba de domicilio, hasta petición de información más profunda sobre el modelo de negocio, requerimientos de proporcionar documentación de soporte para las operaciones bancarias, tales como facturas comerciales, contratos, etc.
Algunos bancos han llegado tan lejos de pedir a determinados clientes que justifiquen con facturas o recibos los montos retirados con tarjeta por el cajero automático.

Por otro lado, quien haya intentado abrir una cuenta de no residente en una jurisdicción offshore o en un centro financiero importante recientemente, posiblemente se haya quedado atónito de la cantidad de documentación e información que piden los bancos. Tanto es así que para cualquier común de los mortales se hace muy difícil superar este proceso, si no es con la ayuda de un intermediario o agente cualificado, que conoce los entresijos de la industria bancaria.
Así, hoy en día es muy común que muchos bancos pidan información exhaustiva sobre la actividad que se va a llevar a cabo, planes de negocio, CV’s de los administradores, pruebas de la identidad y del domicilio, referencias bancarias y/o profesionales, etc.

Resulta cuanto menos paradójico que algunos bancos, inmediatamente después de pregonar los beneficios de la alta privacidad de sus cuentas, someten al “aspirante” a un escrutinio digno de la policía secreta. ¿Cuál es el motivo de todo esto? ¿Se han vuelto locos los bancos? Un poco sí, pero existe una explicación para todo esto y se llama AML (anti-money-laundering) o medidas contra el blanqueo de capitales.

En la última década prácticamente todos los países del mundo, incluidos los paraisos fiscales, han implementado de forma más o menos voluntaria una serie de medidas, que obligan a bancos y otras instituciones financieras (tales como brókeres de bolsa o empresas de transmisión de remesas) a trabajar activamente en la detección y prevención de operaciones de blanqueo de capitales. Estos procesos son de una relativa complejidad, pero básicamente se pueden resumir en los siguientes pasos:

  • Correcta identificación de cada cliente y determinar el llamado “beneficiario económico último” (o sea el propietario REAL) las cuentas.
  • Conocer al cliente (“know your customer”) y su modelo de negocio, así como el origen de los fondos que se depositan en la cuentas, asegurándose que este sea legítimo.
  • Hacer una evaluación del riesgo que presenta el cliente, en función del modelo de negocio (sectores vulnerables para ser usados en el blanqueo, etc.), nacionalidad, lugar de residencia…
  • Monitorear la actividad del cliente para detectar posibles patrones delictivos o “típicos” en operaciones de blanqueo de capitales.
  • Reportar posibles casos “sospechosos” a la autoridad reguladora.

Si bien estas medidas ya existen desde hace tiempo, es durante los últimos años que los reguladores, tales como bancos centrales o unidades de supervisión financiera, han empezado a ejercer una presión extrema sobre grandes bancos y grupos financieros internacionales, con cada vez más frecuentes inspecciones y una política de “tolerancia cero”.

Se añade a esto la introducción continua de medidas y requisitos nuevos que los bancos debe cumplir, lo que está repercutiendo en un mayor coste por parte de las entidades por realizar labores de monitoreo y control contra el blanqueo de capitales. Lógicamente quien acabará pagando por todo esto será el usuario de banca y no es ya un caso aislado que algunas entidades bancarias facturen a no residentes que quieran abrir una cuenta un “compliance fee” de varios cientos de dólares al año. Otros han tomado la decisión de aceptar sólo clientes extranjeros económicamente muy rentables, que les compensen por los costes adicionales.

Aparte de la legítima aspiración de combatir el crimen y evitar el fraude fiscal, al menos en nuestra opinión, son muchas otras motivaciones las que parecen estar detrás de este repentino afán de “apretar las tuercas” al sector financiero. Uno de ellos sin duda es el económico. Los Estados Unidos, que son los más activos en este terreno y se encuentran en la bancarrota más absoluta, han recaudado billones de dólares en sanciones y multas de las grandes entidades bancarias. Casos como el de HSBC, que tuvo que pagar un multimillonaria cantidad por haber blanqueado dinero para los cárteles mexicanos o BNP Paribas que tuvo que pagar una indemnización récord por haberse saltado el embargo de los Estados Unidos contra Irán.

En otros casos resulta evidente que las medidas contra el blanqueo de capitales se usan como un arma política. En entidades con millones de transacciones financieras y cientas de sucursales es relativamente fácil encontrar alguna falla de aplicación de la normativa o algún caso en el que el banco “miró para otro lado”. Por lo tanto hoy día, en el nombre de la lucha contra el lavado de dinero, es posible llevar ante los tribunales o incluso cerrar casi cualquier institución, siempre y cuando no sea demasiado grande como para causar una debacle del sistema. Por lo tanto, resulta tentador usar esta arma contra países que no comulguen con las consignas del mundo occidental.

Pero volviendo al tema que nos ocupaba: muchos grandes bancos actúan además como corresponsales de otras entidades menores, entre las que se encuentran también diferentes bancos offshore, situados en paraísos fiscales. Esto implica la apertura de cuentas de corresponsalía a través de las cuales el banco menor maneja las transacciones de todos sus clientes. Esto produce lógicamente una cierta opacidad de cara al banco principal, ya que este no conocerá a los clientes finales que estén ordenando las transacciones a través del banco menor. En este caso, el banco principal exigirá al banco menor unas garantías de que a su vez está aplicando una correcta política contra el blanqueo de sus capitales a sus clientes.

Ante la mayor presión de los reguladores y la mayor frecuencia de auditorías, aumentaron los casos en los que se detectaron irregularidades en el procedimiento para prevenir el blanqueo y muchas veces las fallas descubiertas estaban relacionadas con cuentas de corresponsalía de bancos menores, que no eran tan estrictos en la aplicación de los compromisos contraídos. Particularmente algunos bancos sitos en paraísos fiscales eran conocidos por sus políticas de “manga ancha”.

La consecuencia directa de esto es que a su vez los bancos principales aumentaron la presión sobre los bancos menores que les usaban como corresponsales. Algunos grandes grupos financieros como por ejemplo el alemán Commerzbank, decidieron directamente cerrar cuentas de corresponsalía a numerosos bancos offshore para evitar los altos riesgos que se derivaban de trabajar para estas entidades. Otros les impusieron medidas contra el blanqueo draconianas, exigiéndoles entre otros que solicitaran a sus clientes documentación de soporte para cualquier transacción sin importar la cuantía de la misma o incluso informar de la cuenta bancaria de la que se iban a recibir los pagos entrantes.

Esto ha producido un estado cuasi-paranoico en los bancos de tamaño menor, ya que viven bajo la permanente amenaza de sus “hermanos mayores corresponsales”, los cuales no dudarán en cerrarles su cuenta de corresponsalía o incluso bloquearlos para cualquier futura transacción en caso de producirse algún incidente de gravedad. Si esta circunstancia se produce, puede además ser difícil para el banco afectado poder abrir nuevas cuentas de corresponsalía, ya que otros bancos no querrán asumir el riesgo de acoger a una entidad que ya tuvo problemas con su corresponsal anterior.

Así ocurrió recientemente con un conocido banco offshore del Caribe, que fue privado de todas sus cuentas de corresponsalía y no fue capaz de abrir otras nuevas en un periodo de varios meses. Si un banco pierde la posibilidad de operar en alguna de las divisas principales a causa de estos problemas o incluso es bloqueado por algunos bancos principales, sus días estarán normalmente contados.

Es por este motivo que muchos bancos offshore de paraísos fiscales (y también otros de segundo orden) han empezado a revisar los expedientes de todos sus clientes tratando no sólo de poner al día toda su documentación, sino también tratar de determinar sin ninguna duda la legitimidad de sus operaciones, a veces incluso con un exceso de celo. Y es así como se explican estas repentinas solicitudes de información: es el miedo por la supervivencia.

¿Cómo enfrentarme a la paranoia de mi banco?

Como nos decían de niños cuando se nos iba a poner una inyección: “resistirse es peor y duele más”. Si negamos al banco la información que nos pide, lo más probable es que no sólo nos cierre nuestra cuenta, sino incluso podría reportarnos a su regulador como “sujeto sospechoso de blanqueo de capitales”, ya que uno de los “indicios” para reportar a un cliente es precisamente “si este presenta una resistencia inusual a facilitar información”.

Debe verse de esta forma: el banco en general lo que trata es de “cubrir el expediente” y que todos los papeles de soporte cuadren con las operaciones efectuadas y que las transacciones tengan un sentido económico o comercial. Al banco no le gusta reportar a sus clientes al regulador y tampoco le gusta perder negocio, pero no arriesgará su licencia por un cliente, no importa lo importante que este sea. Por lo tanto debemos facilitarle al máximo su trabajo y ayudarle a tener el expediente en regla para evitarle problemas a él y a nosotros mismos.

Por lo tanto se aconseja ser “generosos” en lo que a papeles se refiere y en general llevar una buena gobernanza de nuestro negocio y transacciones. Esto implica emitir facturas cuando hagamos una venta y solicitarlas cuando realicemos un pago o firmar contratos con las empresas con las que vayamos a colaborar. Si todo está convenientemente administrado, el banco se conformará con ver nuestros documentos y nos dejará tranquilos. Por el contario, si no somos capaces de documentar nuestras operaciones convenientemente, tenemos lagunas para explicar nuestro modelo de negocio u operamos de manera desordenada, es posible que regrese con más preguntas y nos ponga en un aprieto.

Para aquellos que quieran abrir cuentas nuevas, ya sea personales o corporativas, es muy recomendable contar con la asistencia de un intermediario profesional, que conozca las políticas de cada banco y nos pueda asesorar sobre cómo organizar nuestras transacciones, nos asistirá con la documentación y los cada vez más complejos formularios y nos ayudará a preparar un pequeño plan de negocios para presentar al banco, en caso de que este lo requiera.

Esto es fundamental para evitar no sólo el rechazo de nuestra solicitud, sino también innecesarias molestias adicionales porque el banco tenga que recabar información incompleta o formulada de forma incorrecta o nos acabe reportando erróneamente al regulador. En el negocio bancario, como en todos los demás, existen ciertas líneas rojas que debemos respetar y que el ciudadano de a pie muchas veces desconoce. Y contrariamente a lo que muchos piensan, los bancos offshore situados en paraísos fiscales muchas veces tienen procedimientos se apertura de cuentas bastante más estrictos que los bancos convencionales.

Publicado en Banca Offshore | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Encuentra tu idea de negocio

¿Tienen alguna idea de negocio para mí? ¿Cómo puedo ganar dinero en Internet? ¿Cómo obtengo una fuente de ingresos adicional?  ¿Me pueden dar alguna idea de negocio con nula o poca inversión para poner en marcha?

Este tipo de preguntas son recurrentes en nuestro servicio de consultas gratuito, pero lamentablemente nunca hemos sido capaces de contestarlas pues no existen fórmulas o ideas universales que cualquier persona pueda aplicar como una “receta”.

Entendemos la frustración que esto puede causar, ya que muchos de vosotros habéis intentado encontrar oportunidades de teletrabajo o habéis leído ebooks sobre cómo poner en marcha un negocio de Internet. Si bien estos suelen proporcionar información interesante sobre cómo hacer una web, cómo promocionar el negocio y encontrar un “nicho de mercado”, se olvidan de algo fundamental: LA GENERACION DE LA IDEA DE NEGOCIO.

Sin esa idea, toda la información restante resulta inútil, ya que la idea de negocio es la chispa que pone en marcha el motor del emprendimiento.

Sin embargo todo esto cambió hace algunos días, cuando tuvimos noticia de un proyecto que está desarrollando una joven empresa consultora. Un sencillo curso de coaching, entregado a través de email y que tiene una única finalidad: enseñar a generar ideas de negocio. Parece una idea muy simple, pero precisamente en eso consiste su genialidad, porque solventa el paso previo a la puesta en marcha del negocio.

El curso básicamente enseña unos simples métodos mediante los cuales cualquier persona, sin importar su condición, sexo, lugar de residencia, renta o nivel cultural puede generar sus propias ideas de negocio, adaptadas a su persona y sus circunstancias personales.

El curso está organizando en 10 grandes áreas temáticas, que se subdividen en más de 40 ejercicios distintos para desbloquear tu creatividad y que las ideas de negocio empiecen a fluir. Y lo más importante: el curso ayuda a crear la disposición mental adecuada y a abrir los ojos, para poder seguir “fabricando” ideas sin límite en el futuro. Dicho sea de paso, que estas ideas sirven tanto para negocios online como fuera de Internet y muchas de ellas no requerirán ninguna inversión, pues tu mismo fijas tus límites.

Todo el proceso de aprendizaje estará supervisado por un mentor, que intervendrá si es necesario para ayudar al alumno a canalizar sus ideas hacia ideas de negocio provechosas.

Una de las cosas que más nos ha gustado de esta iniciativa, es como se adapta a cada persona, al ser el propio alumno el que genera ideas de acuerdo a sus circunstancias y entorno.

Esto sonaba muy bien y decidimos que teníamos que conseguirlo para nuestros lectores. El problema es que el programa no se ha comercializado y todavía está en fase de validación puesto que la consultora quiere probarlo con un grupo reducido de personas para hacer una evaluación de los resultados.

Esto nos venía como anillo al dedo. El hecho es que conseguimos convencer a la consultora para que nos permitiera ofrecer un número limitado suscripciones para el curso en exclusiva a nuestros lectores, incluso de que el programa salga a la venta y a un precio especial.

El precio de venta estimado que la consultora baraja para comercializar el curso, una vez salga a la venta, está entre 250 y 350 USD, pero hemos conseguido negociar un precio especial de 200 USD (o 150 EUR) para las 100 unidades limitadas que podemos ofrecer.

¡Por lo tanto, te ofrecemos una oportunidad única para cambiar tu vida y obtener la mejor herramienta para iniciar tu propio negocio por una fracción de su precio!

Pero como hemos comentado, tenemos un número de plazas limitado, así que si lo quieres… ¡Corre a reservar tu plaza!

Para ello, escríbenos a traves de nuestro formulario de contacto, seleccionando “otros temas” en el asunto y escribiendo en “La idea está en ti – Lo quiero” en el mensaje, para bloquear tu plaza a precio especial. Te facilitaremos las instrucciones para el pago y tendrás 24 horas para completarlo vía PayPal (consulta otras opciones de pago si no dispones de PayPal).

Las plazas se asignarán por exclusivo orden de recepción del pago y como hemos comentado están limitadas. La primera unidad del curso se enviará por email en las 24 horas siguientes tras la recepción del pago.

¡Aprovecha esta oportunidad única!

Publicado en Economía y Finanzas, Mensajes y Noticias | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Estándar para el intercambio automático de información fiscal de la OCDE

El estándar para el intercambio automático de información fiscal de la OCDE no es un proyecto inmediato, sino que está previsto que se ponga en marcha a partir del año 2016, pero por su importancia, hemos creído interesante que todos nuestros lectores puedan ya familiarizarse con los cambios que están por venir.

¿Qué es el estándar para el intercambio automático de información fiscal de la OCDE?

Se trata de un acuerdo multilateral de intercambio de información bancaria automática entre todos los países firmantes. Esta modalidad difiere sustancialmente de otros tratados de intercambio de información “caso por caso” o “a demanda” existentes en la actualidad mediante acuerdos bilaterales como convenios de doble imposición entre países o acuerdos puntuales sobre intercambio de datos fiscales (TIEA’s). Estos últimos solamente permiten solicitar información sobre cuentas puntuales sospechosas de ser utilizadas para la evasión fiscal. La nueva iniciativa en cambio, promueve el intercambio de información espontáneo y automático.

Es decir, todos los países firmantes reportarían anualmente sobre TODAS las cuentas abiertas o controladas por ciudadanos de los otros Estados contratantes. La intención es además crear un estándar común, tanto en la recogida de datos, como en su parametrización y transmisión. Lo que se pretende es crear un sistema de reporte que pueda ser fácilmente implementado en nuevos países que se sumen a la iniciativa y reducir el coste y la carga administrativa de entidades financieras y administraciones tributarias en su implementación.

¿Quién promueve este acuerdo?

La iniciativa fue inicialmente propuesta por 5 países europeos, Alemania, Francia, Italia, España y el Reino Unido los cuales tomaron la decisión implementar el sistema de forma unilateral entre ellos, pero el testigo fue inmediatamente recogido por la OCDE la cual logró que se sumaran (hasta ahora) un total de 65 países o regiones autónomas. La idea se inspiró en el “Foreign Account Tax Compliance Act” (FATCA) de Estados Unidos, mediante el cual este país está forzando a instituciones financieras de todo el mundo a revelar información sobre cuentas mantenidas o controladas por ciudadanos o empresas estadounidenses, bajo amenaza de retenerles un impuesto sobre sus inversiones financieras en USA.

FATCA está obligando a una costosa implementación a las entidades financieras y a un gran número de países a realizar cambios en su legislación para permitir esta revelación de datos sobre cuentas controladas or ciudadanos o empresas de USA. La idea de la iniciativa Europea parte por lo tanto de la intención de aprovechar la implementación del FATCA para crear un sistema de intercambio de información propio.

¿Qué países se han adherido hasta ahora a la iniciativa?

La lista exacta de países firmantes es la siguiente:

Unión Europea: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Chipre, Rep. Checa, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumanía y Suecia.

Países Europeos que no son de la UE: Andorra, Islandia, Islas Feroe,  Liechtenstein,  Noruega, Rusia y Suiza.

Países Latinoamericanos: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y México

Resto del mundo: Arabia Saudí, Australia, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, India, Indonesia, Israel, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur , Sudáfrica y Turquía.

Jurisdicciones offshore dependientes del Reino Unido: Anguilla, Bermuda, Islas Caimán, Gibraltar, Guernesey, Jersey, Isla de Man, Montserrat, Turks y Caicos y las Islas Vírgenes Británicas.

¿Quién se sumará a la iniciativa en un futuro cercano?

La lista anterior contempla los países llamados “implementadores tempranos”, es decir, los que van a comenzar con el proyecto piloto. Es de esperar que otros Estados se vayan sumando a la iniciativa tras su puesta en marcha. Algunos incluso lo podrían hacer antes de que entre en vigor.

Los candidatos más inmediatos podrían ser los pocos paraísos fiscales clásicos Europeos que todavía no han firmado, como pueden ser  Mónaco o San Marino, ya que recibirán muchas presiones de la UE como su principal socio comercial. Que países como  Liechtenstein o Suiza ya lo haya hecho parece un indicador claro de una posible evolución futura.

El rumbo que vaya a tomar la iniciativa, dependerá mayoritariamente de su éxito de puesta en marcha en los países que han firmado el acuerdo y los resultados obtenidos. Estos por un lado recaudarán más impuestos pero es indudable que también podrían sufrir una considerable huida de capitales, sin despreciar todo el coste de implementación que costará a las entidades financieras.

Ausencias muy destacables del acuerdo son Hong Kong y todos los países del Golfo (excepto Arabia Saudí). De no integrarse estos últimos en los acuerdos, podría acentuarse todavía más la transferencia de negocio y capital entre Europa-USA y los países emergentes.

Por supuesto ausentes también están todas las jurisdicciones offshore clásicas, excepto las que dependen directamente del Reino Unido. Es previsible que estos países (excepto los que están en Europa o dependen de la UE) traten de aguantar hasta el final y retrasar su adhesión.

¿Qué información se facilitará?

En principio se contemplan todo tipo de ingresos financieros, incluyendo intereses, dividendos, ganancias de contratos de seguros y similares, incrementos de capital procedentes de la venta de activos financieros (acciones, forex, etc.), pero también saldos de cuentas bancarias aunque no produzcan interés.

¿Qué instituciones están obligadas a reportar?

Aquí nuevamente se ha tratado de cubrir el espectro más amplio de entidades, para evitar que las operaciones se desvíen a empresas financieras de segundo nivel. Así deberán reportar no sólo los bancos, sino también otras instituciones como brokers, vehículos de inversión colectiva o algunas compañías de seguros.

¿Qué cuentas serán reportables?

Lo serán tanto las cuentas personales como las corporativas a nombre de empresas u otras instituciones como los trusts o las fundaciones. Las entidades bancarias y financieras deben además implementar procedimientos adicionales para descubrir y reportar al beneficiario económico último de las cuentas (lo que trata combatir el uso de fiduciarios y nominees).

¿Cuál es el calendario de implementación?

La previsión es que todas las cuentas abiertas a partir del 1 de enero de 2016 se manejarán con el nuevo sistema de identificación y transmisión de datos. No obstante, los bancos también deberán reportar y actualizar con los nuevos requerimientos de identificación a las cuentas preexistentes, que se entienden que son aquellas que sigan abiertas en las instituciones de los países firmantes a fecha de 31 de diciembre de 2015.

Esto se hará de forma gradual de la siguiente manera:

La actualización de información de cuentas preexistentes de personas físicas consideradas de alto valor (con depósitos superiores a 1 millón de dólares) deben actualizarse a los estándares de intercambio información hasta el 31 de diciembre de 2016.
La actualización de información de cuentas preexistentes de personas físicas de bajo valor (menos de 1 millón de dólares) y empresas con depósitos superiores a los 250,000 USD deberán actualizarse hasta el 31 de diciembre de 2017.
Las cuentas corporativas pre-existentes con un saldo inferior a 250,000 USD quedan en principio fuera de la obligación de reporte.
El primer intercambio real de información en relación a nuevas cuentas y cuentas pre-existentes de personas físicas de alto valor deberá tendrá lugar a finales de septiembre de 2017, mientras que para las cuentas personales de bajo valor y las cuentas corporativas se comenzará bien en Septiembre de 2017 o en Septiembre de 2018, dependiendo de cuando sean identificadas por las instituciones financieras como “reportables”.

Este calendario lógicamente podría sufrir retrasos por problemas técnicos, como ya está ocurriendo con el FATCA pero básicamente se puede constatar que a partir de finales del año 2015 las reglas de juego podrían cambiar seriamente en un buen número de países. A medida que pasan los meses se hace además cada vez más patente que exisen numerosos problemas técnicos y políticos que irán surgiendo a lo largo del proceso.  ¿Estarían Israel y Arabia Saudí dispuestos a intercambiar información, ya que ambos han firmado el acuerdo? ¿Estaría Rusia dispuesta a colaborar con una Europa o Estados Unidos que promociona sanciones económicas en contra de ella? Muchos problemas para un acuerdo muy complejo. No obstante es innegable que un intercambio de información más o menos extenso y más o menos automático se terminará imponiendo tarde o temprano.

Por ello, quien tenga depósitos significativos en los mencionados estados que no estén siendo declarados, hará bien en re-evaluar la situación. En muchos casos existen opciones de planificación fiscal totalmente legales, que lo seguirán siendo después de la implementación de los citados convenios de intercambio de información.

Publicado en Convenios Fiscales, Evasión Fiscal | Etiquetas: , | Deja un comentario